Lecturas de verano

Ultimo los últimos trabajos de la semana pensando en los libros que llevaré en la mochila durante los pocos días de vacaciones que tendré este año.

Últimamente tengo en la mesa, siempre a mano, además de Poeta en Nueva York,  un par de libros de cuentos muy interesantes: uno de Dostoyevski, otro de Pío Baroja. Miro de soslayo las últimas novelas de Philip Roth, Paul Auster y Antonio Muñoz Molina, pero desde la estantería que hay justo a mi derecha reclaman mi atención Pérez Galdós y Unamuno. Creo que no leeré a Stieg Larsson este año tampoco, porque me debo un rato con Virgina Woolf y, sobre todo, con Chesterton.

Me apetece también releer Tiempo de Silencio y sé que debo sumergirme de nuevo en La hierba roja de Boris Vian. Me he dejado para el verano que viene los clásicos griegos, hacia los que siento un vértigo de lector amateur. Hace tiempo que no leo Platero y yo ni El principito, y quiero también recordar los Siete manifiestos dada, por si se me olvida que hay ciertas cosas que no tienen sentido.

Borges está ahí también, me apetece vovler a Jim Botón y Lucas el Maquinista de Ende, porque esa clase de literatura infantil es la que me ha hecho (una literatura sin magia, sino con dragones y locomotoras personificadas de una forma lógica, coherente dentro de la novela). Las traducciones que Cortázar hizo de Edgar Allan Poe llevan año y pico en la estantaría llamándome y ahora que las veo recuerdo que quiero releer Rayuela, porque es un libro que nunca se termina de leer (eso es una ventaja).

Google publicó hace unos días la cifra del censo de libros de la historia de la humanidad, es un número que no recuerdo, ni falta que hace. Uno no sólo no tiene tiempo de leerlos todos a lo largo de una vida, sino que además llavaría décadas leer los imprescindibles. Entenderlos, será también complicado.

Reviso el estante de las pocas obras chinas que tengo y me reencuentro con El corazón de la literatura y el cincelado de dragones, que es el ensayo literario con el título más bello que se ha escrito jamás, y lo devuelvo a su sitio. El año que viene, el verano que viene, tengo que haber hecho todo esto de terminar con la procrastinación literaria.

Anuncios

2 comentarios

  1. Hola, muy buenas. XD

    ¿Has pensado en todo el “conocimiento práctico” que aprenderías si entre tanta novela ficticia leyeses un libro de “utilidad práctica”?

    Ésto no es una crítica, para nada. De hecho te respeto muchísimo por ser un amante de la lectura. Veo que la cantidad de libros que has leído y alucino.

    Es sólo que se me ha ocurrido lo increíblemente resolutivo que podría ser una persona que, leyendo tanto, ese conocimiento le sirviese para cambiar la realidad, dígase leer libros de automoción y luego arreglarle así el coche a la gente (por solidaridad) y a uno mismo sin tener que ir al mecánico.

    O por ejemplo leer libros de fauna costera y a continuación presentar un proyecto al ayuntamiento para sanear la costa, proteger a las especies en peligro de extinción de tu zona, etc.

    Insisto, no es un comentario crítico nacido en el ego. Es simplemente una observación.

    Salu2

  2. Gracias por tu comentario, Privado. Lo cierto es que la cantidad de ficción que leo, muy a mi pesar, es nimia con la cantidad de lecturas técnicas que tengo que hacer, de ahí que haya escrito esta anotación, se trata de nostalgia por la lectura de ficción, o aún más, por la actividad sin más fin que el mero disfrute.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: