Hijos de puta (encontrar trabajo en tiempos de crisis)

Me he acordado, al ver un cartel en el centro, de algunos hijos de puta que andarán ahora cotizando a la alza, sordos de escuchar el clink de sus cajas registradoras y con la mandíbula desencajada de la risa por haberle sacado cincuenta pavos a unos cuantos primos que, por estas fechas, para más inri, serán algunos de los más de tres millones de parados que buscan algún clavo ardiendo al que aferrarse para darle de comer a sus pipiolos y, quién sabe, pillar alguna migaja. Con el sueño perdido por la crisis y usando las nuevas tecnologías es normal pasar horas insertando curriculums en portales de empleo y buscando trabajo por internet, siguiendo los hipervínculos de la esperanza que nos llevan la mayoría de las veces a una pérdida de tiempo supina -aunque, ojo, a veces funciona, lo sé por experiencia-.

Lo peor de los malos tiempos es que el más espabilado aprovecha la desesperación de unos cuantos para hacer negocio con la necesidad de los demás, ofreciendo soluciones rápidas y eficaces a situaciones urgentes que suelen llamarse «trabaja de desde casa», «gana dinero rápido y fácil», «ingresos extra» y títulos por el estilo. Me lo vais a decir en los comentarios, así que para ahorrároslo lo digo yo: es lo de siempre, gente que se aprovecha de gente, gente que roba el dinero a otra gente, etc.

Me he acordado al ver un cartel, escrito a mano, y con un teléfono móvil de contacto, «Genere ingresos extra, preguntar por…», sin el nombre de una empresa ofertante, tan sólo un partícular cuyo nombre no tenía más imagen corporativa que la tinta fotocopiante de la tinta de un nombre escrito a mano sobre una hoja cuadriculada. Me he acordado del día en que me llamaron y aún se me han venido a la cabeza algunos insultos que, si bien son poco originales, destacan por su inadecuada ordinariez y su ingente capacidad de manifestación de odio al hijo de puta que un mal día me ofreció un trabajo desde casa, con el que yo me iba a forrar currando tres horas al día, hace unos años, eso sí, a cambio de dinero:

-Usted recibirá en casa un video formativo en el que le explicamos en que consiste exactamente el trabajo y cómo llevarlo a cabo -decía mi potencial employer de los huevos-, y entonces si está interesado empezará a trabajar con nosotros.

-¿Y en qué consiste el trabajo? -preguntaba yo una y otra vez sin que me respondieran ni de forma clara ni difusa, sólo con negativas.

-Eso lo verá mejor en los videos explicativos.

-Pues envíemelos.

-Por supuesto, don Gotardo, el coste de los videos es de 50 €, cuando los vea puede devolvérnoslos y entonces nosotros le devolveremos el dinero.

Tengo una regla a la hora de buscar trabajo, que debería ser universal: uno trabaja para cobrar, y jamás debe pagar para trabajar (a estas alturas, no es una norma tan obvia, lo sé de buena tinta).

-Ajá, pero explíqueme por encima en qué consiste el trabajo para saber si voy a estar interesado.

-No podría -decía el otro-, es complejo y mejor que lo vea usted en los videos formativos. Si quiere dígame sus datos para que se los envíe a su casa y pueda verlos -me dijo varias veces, ante mi insistencia, que se le debía estar volviendo un tanto incómoda.

-Hay que ser hijo de puta -empecé a decir. El resto del discurso no lo escuchó porque no tardó en colgarme el teléfono, el muy hijo de puta, y hoy, al ver ese cartel en el centro, «Genere ingresos extra, preguntar por…», me he acordado de todos vosotros, los que robais a quien no tiene, los que sacais provecho de la desigualdad y de la desesperación de quien se encuentra en una situación sin salida, timadores de poca monta, especialistas del blanqueo, inventores del timo de la estampita, usureros de billetes de quinientos, me he acordado de vuestra progenie y he deseado un intenso mal fario para vosotros y vuestra maldita desdendencia, buitres hijos de la gran puta.

Anuncios

4 comentarios

  1. Por desgracia es el “pan nuestro de cada dia”, vivimos en una sociedad en la que la “picaresca” (finamente, por no decir los hijos de padres consecutivos) aumenta en épocas de crisis, en la que la “desesperación” por alimentar a los “pipiolos” nos hace que hagamos “lo que sea”

  2. si lo intento decir mejor no se puede a mi me a pasasado lo mismo mpero al final no lo hice son unos hijos de puta igual que los de los anuncios que luego hay que llamar a un 806 que para cuando te das cuenta ya te han jodido un euro lo que tenian que hacer es dar trabajo de verdad pero digno no mierdeas y con un sueldo en condiciones que aunque hayamos estudiado poco nuestro tiempo vale igual o mas que el vuestro hijos de puta o sino ha ver que ministro se va a poner a limpiar un culo o a cavar una zanja la vida es injusta peo no tiene por que seguir siendolo sueldos dignos y trabajo para todos. y dejar de subir todo …..luz impuestos desgraciados que tenemos que subsistir….ya no digo vivir chupasangres etc………………………………..

  3. y que me cuenta de los que generan mas miseria no dando educacion sexual ni libertad a mujeres y las ma ndan a prostituirse antes de aprender que es el periodo o como nacen los bebes para que sean la puta de todos los tiempos como les educo su religion?liban.en este momento algun chico se prostituye en el mundo y otros son violados o vendidos.es un infierno este mundo,pagar por conseguir trabajo?no me sorprende,eso no es nada…

  4. yo busque 3 meses para encontrar trabajo , complicado eh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: