El silencio absoluto es tan probable como la sordera

…pero allí estaba él, en la inevitable hora del sueño, en la alternativa imposible a una elección fantasmagórica de cuya realidad sólo existía una sombra, una extraña condición de ineluctable distancia, de no más que mero pensamiento, de no más que estar en el vacío de aquella jaula invisible de la habitación mirando hacia afuera como un perro ciego, sobreviviendo gracias a los olores, a la densidad del aire que en ocasiones escondía alguna presencia fragante aunque seguramente imaginaria, al sabor agridulce del hogar que era hogar por contraste con el mes de diciembre, helado allá al otro lado del cristal y del vaho del cristal. […]

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: